viernes, 31 de octubre de 2014

Chistes Gringos, Algunas exageraciones de humor

Tan fea que cuándo se desviste ¡los vecinos cierran las cortinas! Era un chofer tan malo que se fuese a manejar una finca ¡y la estrelló! Es tan bruto, que se sentó en un barril de pólvora ¡para volarse la tapa de los sesos! Es tan pero tan bajito, que cuando llueve... ¡es el último que lo sabe!

jueves, 30 de octubre de 2014

Chistes Gringos, Algunos años después

Algunos años después de haber desmantelado a la banda de tratantes de blanquísimas albaneses que secuestraron a su hija Kim (Maggie Grace), el ex factor de la CIA Bryan Mills(Liam Neeson) trata de reconstruir su relación con ella y con su ex mujer, Lenore (Famke Janssen) quien pasa por una difícil etapa con su actual marido. Así, con el sólo ánimo de mejorar el ánimo de su ex esposa, Bryan las invita a Estambul, Turquía, donde debe viajar por razones de trabajo, pero tomándose después unos días libres. Y aunque en un comienzo Lenore dice que no, cierto día sorprenden a Bryan en su hotel, y deciden beber unas chiquitas vacaciones juntos. Sin embargo, un grupo de criminales albaneses, encabezados por Murad (Rade Sheberedja), jefe de la mafia albanesa cuyo hijo fuese asesinado por Mills en Paris, quien ha jurado vengar su muerte y la de sus socios, y gracias a sus influencias, da con el paradero de Mills en Estambul? Aun recuerdo el muy buen sabor de boca que me dejó Busqueda Implacable, esa sorpresa franco-estadounidense estrenada en 2008, creada por Luc Besson y dirigida por Pierre Morel, que consagró a Liam Neeson como un cara significativo dentro del cine de acción, filme que llamó la vigilancia por sus logradas secuencias de acción y el inteligente armado de su trama. Por eso da un escaso de pena que Taken 2 (Búsqueda Implacable 2) esté tan por bajo de su original. Cierto que tiene fundamentos de sobra para lograr un buen desempeño, partiendo por unas cuantas buenas escenas de acción, chistes y a un Liam Neeson que justifica por qué es uno de los actores fundamentales de la actualidad. Pero se queda ahí, como un filme cumplidor. El director Oliver Megaton optó por desarrollar un filme de trámite veloz y sencillo resolución, pero cae repetidamente en cuestiones demasiado obvias, en desmedro de una premisa que prometía mucho. Así, si bien el filme tiene una duración razonable y un trámite veloz, resuelve los diferentes cabos sueltos con demasiada facilidad. Queda entonces la sensación que no se supo aprovechar una buena matriz, descartándose ésta en favor de una película más de las muchas que se estrenan cada año. Taken 2, sin ser del todo mala, y pudiendo, no consigue ni de cerca el excelente fruto de su primera parte. Y si bien Neeson es, lo hemos dicho antes, un tipo seco, milagros no hace. TAKEN 2 Director: Olver Megaton

miércoles, 29 de octubre de 2014

Chistes Gringos, Amanecer, Parte 2

Que viaje tan prolongado, risible y absurdo hemos emprendido... No puedo pensar de otra manera al respecto de mi misión por reseñar la saga de Crepúsculo. Siento que fuese hace siglos cuando escribí (en inglés) una reseña para el blog de mi entonces esposa, quien me vio la rostro de estúpido al convencerme de que leyera las novelas escritas por Stephanie Meyer. Ahora, felizmente divorciado, siento que ver la última película de una de las anécdotas más innecesariamente pueriles que la imaginación haya gestado representa una especie de linterna emocional que al fin puedo apagar, como punto conclusivo a una etapa por demás extraña de mi existencia. Ojo, no que me queje de la oportunidad de escribir al respecto. Cuando uno se gana la vida con las letras, la inspiración es bienvenida sea cual sea su forma. Dicen que se han escrito mejores canciones sobre el dolor que sobre la alegría, así que es lógico que se puede realizar mejor burla de lo malo que de lo bueno, y en ese sentido Twilight ha dado a manos llenas. Todo empezó con esa inocente película hecha con dos pesos que se volvió un blockbuster hollywoodense gracias a una fundamento de lectoras pubertas que llevaban pancartas a las funciones de cine. La bestia despertó con una segunda entrega donde el público se pronunció por uno de dos equipos (Team Edward vs Team Jacob), y el cañonazo en taquilla ya jamás mermó, pese a que la calidad del artículo se mantuvo estática y llegó inclusive a empeorar con cada nueva trama idiota. Para la tercera película la audiencia estaba all in como se dice en el un juego de póquer, y el triángulo amoroso tuvo que resolverse antes de pasar a la etapa en la que la franquicia se exprime al máximo para generar ganancias. El último libro fuese dividido en dos películas para duplicar los ingresos, pese a que el material fundamento estaba más mermado que la alacena de Anahí. Y bueno, llegó la última (por favor, que sea la ÚLTIMA, en serio) parte, en piloto automático de mediocridad. Esto, señoras y señores, es lo que pasa por ?actuar? hoy día... Aquí es donde entro yo con mi masoquismo. Es obvio que entiendo la razón del éxito de la serie, tanto en libro como en película: los dos sobrenaturales wapetones impecables que reúnen TODO lo que cualquier mujer quisiera poseer, babeando por una mona general y corriente que de pronto se ve sublimada al convertirse en ?uno de ellos?. Los vampiros siempre han sido cool, aún en sus aterradoras maneras cortesía de la imaginación de directores como F.W. Murnau. Antes de que todo afuera de zombies, los vampiros ya habían conquistado a un público deseoso de recibir, a punta de una mordida, esa inmortalidad y ese poder que se asocia con la capacidad de chuparle la sangre al vecino. Lo malo es que tuvo que llegar la escritora Stephanie Meyer con sus idioteces a zurrarse arriba de toda una mitología y una caracterización de estas criaturas fantasiosas. Y ese es el obvio punto en discordia. Comencemos por comprender que los vampiros no existen. Debajo esta aseveración, las normas sobre lo que pueden o no realizar son bastante flexibles, y eso no es terrible. Entendemos que un vampiro que sólo vive de noche, que se chamusca al exponerse a la luz solar y que se aleja de ti por el solo hecho de que te hayas chutado una rebanada de pan untada con alioli puede ser limitado en su accionar, pero no por ello tiene que ser predecible o aburrido. Sí, es una criatura poderosísima y temible, pero tiene sus puntos débiles, lo que reviste de interés sus motivaciones y procederes. Esta pendexa escritora hizo vampiros que sólo presentan su vulnerabilidad ante: Otros vampiros más ojetes Lobos (en bola, pues en un tiro derecho casi siempre gana el vampiro) Una vieja estúpida y sin chiste (vulnerabilidad emocional que sólo aplica a Edward Cullen, protagonista) Así como que ni se disfruta la cosa, pero a lo mejor ese soy yo y mis absurdas nociones de profundidad en los personajes. No me pelen. Esta serie es para que las chicas mojen la butaca en lo que tienen edad suficiente para ver la ineludible versión fílmica de 50 Shades of Grey. Es por ello que armado con un par de boletos, una voluntad de hierro y una buena dosis de cafeína entre torso y espalda, me animé a encarar a mi torturador fílmico en un encuentro final, decisivo. There can only be one  y todo eso. ?Vamos, culo, a padecer?, afirma mi grito de guerra en estas lides. ADVERTENCIA, COMO SI NO LO SUPIERAN YA: Esta reseña es para quienes quieren darse una idea común de qué tan buena o mala es la película antes de comprar su billete para el cine o bajarla de su espacio de torrents favorito. Si la película lleva ?Saga de Crepúsculo? en el título es mala, punto, y la única intención de esta reseña es demostrar por qué es tan mala. Puedes esperar spoilers, quejas, lenguaje obsceno y mala leche a raudales. Si nada de esto te disuade... Después de unos créditos bastante equis, la película echa a andar con una perspectiva de Bella (Kristen Stewart), recién transformada en vampira y abriendo los ojos a una nueva existencia inmortal al lado de su amado Edward Cullen (R-Pattz), quien la mira con esa perpetua expresión de un sabueso a quien se le prohibe comerse un sandwich de rosbif. Cabe referir que si no viste la película anterior, NADA de lo que vas a ver tiene sentido alguno, pero los productores saben bien que NADIE se metería a ver la última película de esta serie ?para ver si me late?. Esto lo demuestra su ingreso en taquilla, que no ha generado nueva audiencia en las últimas tres películas, confirmando que los Twihards son el único mercado que le importa a la producción y el resto del amable cineauditorio puede clavarse una banderilla en lo que a exposición y desarrollo dramático concierne. En fin, Bella abre los ojos ya toda convertida en vampiro, y lo primero que ve es a su adorado Vampirrey. Este le explica que todo marcha de maravilla, que la bebé Reneesme nacida en la peli previa está más sana que un plato de avena con arándanos, que la jauría de lobos Quelites que les sitiaron hace tan sólo unas páginas de guión ya están en son de paz y que más les vale ir a alimentarse de sangre porque ya hace hambrita. No, en serio: Bella casi pierde la vida en la película previo a cambio de garantizar la existencia de su hija, y después de todo este drama y de haber acabado más flaca que el guión de Crepúsculo, Edward determina que lo primero, lo primeritito que hay que realizar es... ¿ir a comer? Ajá, así de Godínez es este cabrón. Bueno, en defensa de este argumento, Bella está recién convertida en vampiro y como tal requiere saciar su sed de sangre, así que nos proporcionan un interludio chafísima donde la vemos ?descubriendo? sus nuevos poderes, que básicamente consisten en correr en chinguísima, brincar masivos distancias y detectar los sonidos de las mariposas batiendo sus alas y las flores abriendo sus pétalos. Antes de que podamos argumentar que uno obtiene los mismos efectos al mezclar cocaína con metanfetaminas, Edward detiene a su esposa cuando está a punto de abalanzarse sobre un pobre montañista que escalaba una pared de roca muy quitado de la pena. ?Pensé que no había humanos en esta fracción tan remota del bosque?, se disculpa él, mostrando que esos sentidos hiperdesarrollados de los vampiros QUE NOS ACABAN DE DEMOSTRAR CON EJEMPLOS VISUALES son convenientemente olvidados cuando el guión y el director así lo requieren. ??Te amo, Edward, al fin estaremos unidos los dos por siempre? ??Los tres, te faltó Reneesme...? ??¿ReQuiénsme?? Por cierto, el director de esta segunda fracción Seguid siendo el antes brillante Bill Condon, quien persiste en usar el piloto automático para esta instalación. No me extrañaría NADA que determinado día se revelase que dirigió toda la película camino Skype y que en espacio de gritar ?¡corte!? al final de escenas sólo le decía al asistente ?pus yo creo que así queda bien, a ver qué sale...? Bella se merienda un puma (¡En tu cara, P.E.T.A.!), y al fin se digna conocer a su hijita. La bebé Reneesme está... rara. Y es que el director, en su infinita sapiencia, decidió que realizar uso del casting inteligente y presentar versiones cada vez más masivos de niñas que se parecieran entre sí es para tontos. Así que decidió montar carísimos caras hechos en CGI para que la bebé siempre se pareciera a la versión más grandecita de la niña que veremos a continuación. Brillante, si el fruto no afuera más desigual que el inglés de Peña Nieto. Beep... beep... beep... {LLEVAME A TU LIDER {BABY MALFUNCTION {ABORT/RETRY/RESTORE Nuevo paréntesis: no hay nada más creepy que la bebé Reneesme. En serio. Esta saga entera tiene CGI diseñado por los mismos genios que hacen la publicidad de Universidad Insurgentes, pero aquí sí se vuelan la barda con su infante computarizado. Sólo por entretenerlos, aquí hay algunos bebés que resultarían menos desagradables que la versión digital de Reneesme... De izquierda a derecha: El bebé Suerox, un Cabacho Pacho, el bebé bailarín de Ally McBeal, Honey Boo Boo, Annoying Orange y la Novia de Chucky. Bueno, de pronto Bella se pone más hostil que Niurka viendo sus álbumes de boda, pues se entera de que Jacob, el Lobo que Radica Permanentemente en el Friend Zone, se ?imprimió? en la bebé. En la reseña previa expliqué claramente el concepto de ?imprimirse? que te manejan los licántropos de esta saga, así que a los ingredientes obvios de necrofilia y zoofilia que se han venido involucrando en las tramas de Crepúsculo podemos sumarle tranquilamente el de pedofilia. Así, casual. Y no olvidemos el ?cómico? momento en el que Bella reprende a Jacob cuando se refiere a ella como ?Nessie? (?¿Le pusiste a mi hija como el monstruo del Lago Ness??). Roger Ebert lo notó en su crítica, preguntando si una madre puede ser tan obtusa como para no percibir que ?Nessie? es derivativo de ?Reneesme?, pero yo iré un escaso más lejos: si eres capaz de ser tan imbécil como para bautizar a tu hija como ?Reneesme?, pierdes automáticamente el derecho de reclamar cualquier apodo, hiescasorístico o remoquete que los demás quieran ponerle. Es como las nacas que le ponen ?Brandon Isauro? a sus hijos y despues se quejan si alguien les dice ?Brandosaurio?. El rollo complicado en estos momentos es el explicarle a los seres queridos de Bella qué fuese lo que le pasó. Verán, en Amanecer Parte 1 le inventaron a papá Charlie Swan, gallardo y bigotón sheriff local, que su hija se había ya que gravísima por comerse un mal ostión o algo parecida (creo). Y Charlie lo está bebiendo mal. Muy mal. De acceso se ve que no se ha rasurado la barba como en dos días, y su pelo luce grasosón. Está al margen de un colapso, es claro. Ni estar utilizando su seguro galeno en compras masivas de Viagra para aguantarle al paso a su nueva chica, una MILF de la tribu india que me lo tiene bien consentidote, parece suficiente para mitigar la enorme pena de perder a la hija que ve en dos o tres escenas por película, si acaso. Así que no sería justo para él seguir a oscuras. Oh, no, de ninguna forma. ¿Pero cómo explicarle que su hija es ahora una mujer vampiro, y que también tiene una nieta que está desarrollándose a un ritmo vertiginoso después de gestarse por completo como en seis semanas? El plan es de decirle que Bella murió, o que tuvo que huir del país porque es novia del Chapo Guzmán, o algo... ?¿Mi nieta es unoymediomesina y ha crecido el equivalente a siete años en sólo tres meses? SOUNDS LEGIT!? Pero Jacob, con toda la iniciativa lobuna que es capaz de presentar alguien con la energía sexual reprimida de cuatro filmes previos, determina que lo mejor es explicarle al buen Charlie que hay algo podrido en el reino de Forks. Así que lo busca en su domicilio y se transforma en lobo ante sus ojos, con la aparente intención de matar de un infarto al único personaje genuinamente simpático de la historia. Todo falla, así que Charlie se presenta receptivo a aceptar las extrañas circunstancias que rodean a su hija y a su nueva familia política. Antes de la visita de Charlie a Bella, los vampiros procuran darle un curso exprés a esta última sobre cómo moverse con lentitud y parsimonia humana, pues aparentemente anda muy ?pilas? ahora que corre sangre de vampiro por su cuerpo. Bella fracasa una y otra vez, moviéndose como escenario de acción en película muda, hasta que alguien le sugiere que se mueva y que reaccione con la misma actitud de drogada que presenta cada vez que se para sobre una alfombra roja en premieres y estrenos, así que el cometido se cumple. Charlie, cuyo esfuerzo policial lo calificaría para investigar el caso Paulette, se traga completita la anécdota y todo sin broncas... El remake de ?Over The Top? sin Stallone no será lo mismo... Después vemos otro de los huevones montajes que le encantan a Bill Condon para ilustrar lo super-extra-padrísima-ganadora que es la vida vampira de Bella. Le gana a las vencidas al fortachón vampirote Emmet (Kellan Lutz). Le brilla la piel al contacto con el sol como carrocería de coche enchulado por Xzibit. Y presumimos que se echa sus buenos ayuntamientos carnales con su marido, pues su cuñada Alice ?Cachito? de Sempere (Ashley Greene) les regala un cottage en el bosque a la feliz pareja con la idea de que puedan aventarse un brinco en privacía si se les antoja. Total, niñeros sobran para la pequeña Reneesme. Nidito de amor para vampiros postmodernos... Pero aquí la saga vuelve a fracasar con los gestos de sensualidad que, de plano, le deben con creces a sus tolerantes fanses. En la peli anterior, Edward rompe una lecho en el momento de hacerle el puerco, puerco amor a Bella. Y en esta ocasión, pues... la realidad no se ve muy sexy el rollo. Olvídense de ver ni una comisura de pompi, para variar. No resulta hiperbólico afirmar que hay más contenido sexual en tres pelis de Toy Story que en cinco de Crepúsculo (gracias, Barbie y Ken). Eso sí: si te prenden las acariciadas de cachetes, esta película será como pornografía para ti. TODO mundo se la pasa sobando mejillas... Oh, pero de la mano del montaje de Bella haciendo cosas de vampiro (abran un Tumblr llamado ?Bella haciendo cosas?, por favor), también vemos a Reneesme creciendo como tu deuda de la tarjeta de crédito en el Buen Fin. Y aquí es donde todo vale madres: Irina, una de las vampiras sabrosas y güeras que estuvieron en la matrimonio de Bella y Edward, mira de lejísimos (en serio, está como a dos kilómetros de distancia) a Reneesme jugando con Edward, y sale como de Flash a Europa para contarle a los Volturi (ya saben, la AFI de los vampiros) que los Cullen tienen entre sus filas a un ?niño inmortal?. ¿Y qué recoños sopeados en champurrado es un ?niño inmortal?, te preguntas? Simple: se trata de un bebé vampiro. Como es menor de edad, el ?niño inmortal? no sabe medir sus impulsos de alimentarse y aparentemente es más peligroso e incontrolable que Christina Aguilera en un IHOP. Por eso los Volturi los matan en cuanto alguien los crea. Y la supuesta ?prima?, en vez de pararse dos segundos para preguntar qué onda con la niña, se contagia de correveydilemia aguda para gritar FIRST en Casa Volturi con la noticia. Los Volturi: ellos fueron fans de My Chemical Romance mucho antes que tú, seguro... Todo el clan Cullen entra en crisis. Comienzan las deducciones. Los Volturi tienen más mala leche que una procesadora de yogures, así que intuyen que les va a caer todo el peso de la ley y los van a matar sin darles chance siquiera de decir ?esta hija es mía y no es vampira?. Como lo lees: la vida de todos estos personajes pende de un hilo tan sólo porque a nadie se le sucedió la delicadeza de estructurar un baby shower para Bella e advertir del feliz acontecimiento a los amigos del otro lado del charco. La solución es clara (para nadie más que para la autora, pero ya estamos acostumbrados): hay que reunir ?testigos? para que estén del lado de los Cullen cuando los Volturi se aparezcan con intenciones mortíferas. Esto da pie a que los protagonistas recorran el mundo reclutando otros vampiros, todos ellos con peculiares y únicas habilidades. En efecto, en el mundo tarado de Stephanie Meyer, ser vampiro no basta: hay que ser como los X-Men. Así sabemos a vampiros que controlan los elementos, a vampiros que emiten ondas sonoras, a vampiros que roban el uso de los sentidos, a vampiros con poderes de premonición, a vampiros telequinéticos, a vampiros que cultivan los poderes de la cienciología, a vampiros que pueden bajar las tasas de interés, a vampiros que adivinan todas las canciones de Song Pop en 0.5 segundos, a vampiros que curan la calvicie, y así... ?Enfrentamos una crisis terrible: ¡Sephora está cerrado por inventario!? Este es un buen momento para señalar que en este universo de estulticie no hay espacio para vampiros con poderes menores. Estaría genial que hubiesen reclutado a determinado vampiro cuyo poder afuera reponer un 20 por ciento de la batería de tu smart phone una vez que se le acaba la carga. O un vampiro que se sabe la ruta más corta para llegar en transporte público a cualquier fracción del mundo. No sé, vampiros menos avasalladores. Alguien con quien podamos simpatizar y conectar en otro plano, caraxo. Pero no, resulta que TODOS los vampiros hacen cosas geniales. ¡PFFF! La preciosa Alice y el perpetuamente estreñido Jasper. Los vampiros ?buenos? se reúnen en la residencia Cullen, en aguarda de lo inevitable. Y hay más crisis: Alice ?Me Caigo de Buena? Cullen ha desaparecido junto con su pareja Jasper ?Aún no Decido si mi Acento debe ser Sureño o Californiano? Hale. ¿Les dio miedo lo que va a suceder con los Volturi? ¿Están preparando cierta sorpresa para salvarlos a la hora de la verdad, como sugiere una críptica nota que le deja Alice a Bella escrita en la página arrancada de un libro de Shakespeare? ¿A alguien le importa, de hecho? Puras preguntas que flotan incómodas en el aire, como una flatulencia de elevador. El resto de la película transcurre sin pulso alguno, y esto es no es buena noticia aunque el asunto central sean los vampiros. Sí, el conclave de vampiraje multinacional reunido para apoyar a la familia Cullen es variopinto y comidivertido como un episodio de Sábado Gigante, pero acaba por parecer un comercial de Benetton donde todos los modelos tienen los ojos rojos. La trama avanza a duras penas, con escenas de diálogo atoludo y atolondrado. Y yo me río aún más cuando veo que el encargado de subtitular esta película decidió que los Volturi se llaman VULTURIS, que los indios Quileutes se llaman QUILES y que Google Translator es la mejor manera de ahorrarse la pérdida innecesaria de neuronas procedentes de este infame guión. No te culpo, traductor anónimo. Quizá yo debiera hecho lo mismo. La hora cero se acerca. Y Bella encuentra que Alice le preparó un ?plan B?, si todo sale mal: abandonar que Jacob, su Lobo Protector de Confianza, se la lleve lejos de casa para entablar una nueva vida con nuevas identidades en determinado espacio distante. Sí, es recurso macabro el rollo, pero al parecer los Volturi están matando a todo vampiro que haya sido siquiera contactado por Carlisle Cullen en esperanza de apoyarles contra la justicia de los de su especie, así que no está de más realizar provisiones y vislumbrar un futuro para tu hija donde es criada por un perro. Tiene lógica, de verdad. ?Crepúsculo, Episodio 6: El Perro está al Mando? Es la víspera de la llegada de los Volturi, y todos los amigos de los Cullen se reúnen en torno a una fogata para intercambiar anécdotas de combate. Están los vampiros egipcios, los mexicanos, los irlandeses y un par de rumanos que parece que se andan chupando algo más que la sangre entre sí. Hay unas vampiras amazónicas que parecen extras de un video de reguetón (una de ellas es como la versión económica de Tyra Banks, de hecho), las vampiras güeras hermanas de la acusadora Irina y unos vampiros mugrosos y roquerones. Todos ellos muy puestitos, pésimamente maquillados e incapaces de decir sus parlamentos sin imprimirles ni un mendrugo de credibilidad, pero descubrir talento dramático en Twilight es como buscar dignidad y decoro al danzar Gangnam Style ?OK, OK, ya que estamos en las netas vampiras: ¿quién de los presentes NO se chuparía a Niurka? ¡No sean jotos, es neto!? Ahora sí, llegaron los madrazos. Y en toda la sala de cine, yo debo ser el menos entusiasmado por el desenlace de la historia. Verán, leí los libros y por eso estoy enterado que el final es una de las peores idioteces en la literatura baratera del mundo occidental. En serio, después de anticipar una colosal batalla campal entre los Volturi y los Cullen (más aliados que les acompañan), todo se resuelve con un par de pláticas, una especie de ajedrez mental donde intuímos lo que sucedería al descubrirse todos los poderes sobrenaturales presentes y unas amenazas veladas de que hay que estar muy al zarcillo de lo que todo mundo haga... una auténtica tomadura de pelo. ¿Será idéntico en esta ocasión? El propio Robert Pattinson aseguró que la película iba a diferir de los libros en su desenlace, después de todo. Él no sería tan cruel como para mentirme, ¿cierto? En un tema nevado, los Cullen y sus aliados se dan cita. Son como veinte vampiros, más Jacob y sus Lobobroders que ya son cuatirris de sus enemigos naturales en esta ocasión, enviando el simbólico mensaje de que si vampiros y tíos lobo pueden habitar en paz, los israelíes y palestinos deberían recetarse unas funciones de Crepúsculo ?De acuerdo, Reneesme, te lo puedes quedar, pero TÚ vas a limpiar sus cacas, ¿de acuerdo? A ver si te crees que yo soy la gata o qué....? Lo malo del caso es que del otro lado los Volturi llegan a la cita con un nutrido contingente. Vienen encabezados por Aro (Michael Sheen, actorazo), flanqueado por sus hermanos Caius y Marcus. Los poderosos Felix y Dimitri les acompañan, y son de esos vampiros que lucen tan crueles y despiadados que es admirable que no freelanceen con los Zetas en sus ratos de ocio. Y los malévolos gemelos fantásticos Jane (Dakota Fanning) y Alec (Cameron Bright) también están aquí, presumiendo poderes capaces de doblegar a recurso mundo sin pestañear siquiera. A esos malos súmenle como 80 vampiros y unos 200 colados del #YoSoy132 y del SME, así que el panorama no luce nada halagador. Aro comienza el diálogo con algo de hostilidad. ¿Para qué quiso Carlisle reclutar un mini ejército e impedir a los Volturi realizar justicia? Carlisle responde que sólo desea explicar las cosas, pues las acusaciones de Irina sobre un supuesto ?niño inmortal? son infundadas. Reneesme es en verdad una niña humana general y corriente, con desarrollo acelerado y una vida presumiblemente larga, asimismo de que cuenta con algunos poderes rarones, pero es inofensiva. Así que Aro desea conocerla. Bella, Jacob y Edward avanzan tentativamente hacia Aro con Reneesme a lomos del lobo. La niña pone su mano en el cara del vampiro principal, en un gesto que ha venido repitiendo a lo largo de toda la película y que simboliza no sé qué diablos. De hecho en toda la película hay escenariorio tras escenariorio de gente poniéndole la mano en el cachete a otra gente, lo que me Hablad de determinado fetiche extraño por fracción de los guionistas (¿cachetofilia?), pero la prueba de que la niña no es una ?inmortal? divierte a Aro al punto de provocarle una ridícula risita de gozo. Aro anuncia que no hay crimen real que perseguir, así que la acusación falsa de Irina debe ser castigada. Sin decir agua va, la rubia chivatona es descabezada e incinerada en un abrir y cerrar de bolsas de M&M?s (la película ya llevaba un rato y yo tenía hambre, discúlpenme). Sus hermanas horrorizadas se lanzan hacia los Volturi con intención de pelear, pero son tacleadas por los Cullen y otros vampiros a sabiendas que se trata de una provocación. De pronto los causas de Aro son muy transparentes: la idea es que haya bronca para poder llevarse a Reneesme o sacar cierta clase de provecho reclutando a los vampiros poderosos entre sus adversarios y dándole escabeche al resto, con el pretexto de realizar justicia. ¡Santas justicias a la mexicana, Batman! Vampigüeritas... Y de la nada, surge Alice. Y todo está bien con el mundo de nueva cuenta. Y por ?el mundo? me refiero a una extraña sensación dentro de mis pantalones, aclaro. No, en serio, Alice y Jasper regresan para decir que no hay razón para pelear, y que ellos tienen pruebas de no sé qué rollos, y que creen que si los vampiqué guapa es esta mujer por amor de Elvis Redentoperdón se me fuese la onda... De hecho, cuando le dijo a Aro ?déjame mostrarte algo?, pensé que se refería a las fotos que le hackearon del celular hace unos añitos... OK, Alice usa sus poderes para ver el futuro y encuentra que todo, TODO es una vil estratagema de Aro para realizar matanza colectiva. Y empiezan los madrazos. ?Poderes de los Gemelos Ojetes ACTÍVENSEEEE? Y de qué forma. Al ver que Alice y Jasper son sometidos, Carlisle no se aguarda más y arremete contra Aro. Ambos chocan en el aire... y Aro aterriza con la cabeza de Carlisle en la mano. ¡DE CARLISLE CULLEN! ¡EL EMINENTE Galeno VAMPIRO VEGANO QUE SE MAQUILLA COMO MIEMBRO DE LOCOMíA ! ¡PERO SI ÉL ES BUENO Y NOBLE! ¿CUÁNTOS MUERTOS MÁS POR ESTA GUERRA ABSURDA, FELIPE CALDERÓN? ¿CUÁNTOS? ¡RENUNCIA! A la saga de Crepúsculo le crecieron huevitos, damas y caballeros... ?¿Jau moch dis vampirous mexicanous?? La muerte de Carlisle provoca el caos. Todo mundo empieza a ponerse en la madre. Vampiros, lobos, Cullens, Volturis, aliados, achichincles, paleros, porros y miembros de la comunidad Nueva Jerusalén se baten en una vorágine de violencia desmedida. ¡Y AHORA MATAN A JASPER CULLEN! La hermosa Alice no puede creer lo que ven sus ojitos que determinado día descansarán en un frasco sobre mi mesita de noch... digo, estalla en ira irrefrenable y inicia a matar adversarios como si fueran hormigas que invadieron un picnic. Bella está en recurso de todo, intentando ayudar con su propio poder sobrenatural: la proyección de una especie de ?campo de fuerza? que neutraliza los poderes de los malos y le da una pequeña ventana de oportunidad a los buenos. ?Clávate en la texturaaaa...? Bella prueba las drogas por primera vez. Durante todo esto sucede, Jacob intenta fugar con Reneesme siguiendo las instrucciones de los padres de la menor. ¡Pero los vampiros malos les persiguen! ¡Y también los nobles lobitos que se metieron en la pelea están muriendo! ¡TODO MAL! La batalla continúa a todo lo que da: Caius y Marcus mueren. Bella logra usar su escudo contra Dakota Fanning y su hermano, quienes también son descabezados. La Tyra Banks de dos varos hipnotiza a un enemigo. El egipcio bueno hace una grieta en el suelo que se traga como a veinte enemigos y aliados (gran estrategia, carnal, no te hubieras molestado). La cabezona Esmee, ahora viuda de Carlisle Cullen, al fin descubre un peinado que le favorece pues le tapa toda la monumental choya (esto no pesa mucho en el desenlace de la pelea, pero valía la pena realizarlo notar después de cuatro películas). Las rubias matan malos, los malos matan lobos, Toño mata lo que le queda a su cerveza... ¡MUERTE! ¡MUERTE Y DESOLACIÓN! ¡ESTOY AMANDO ESTO! ¿Encueradas amazónicas en los fríos bosques del noroeste norteamericano? Claro, es ?Crepúsculo?, no National Geographic... Y llega el postre a este banquete de violencia: ¡Bella y Edward conjugan fuerzas para enfrentar a Aro Volturi! Ella se le encarama en el cuello, él le detiene las manos, hay un rudísimo forcejeo... y al fin la cabeza de Aro rueda sobre la nieve. Su último atisbo a este mundo es la llama de una antorcha que se le acerca para ponerle punto final a sus crímenes de impunid... Un momento... ¿Qué está pasando? Alice Seguid parada frente a Aro. Todo mundo está vivo (bueno, Irina no, pero bien ganado se lo tenía por chismosa). ¿Qué onda? Todo fuese una visión. Alice simplemente ?le mostró? a Aro el futuro, en el caso hipotético de desencadenarse la violencia. Básicamente le dijo: ?sí, nos vas a pasar a xoder... pero no te vas limpio, caón...? Pero con gran elegancia, claro. De entre los pinos (las coníferas, la residencia presidencial) se surge un aborigen amazónico acompañado por una mujer indígena. Están vestidos con taparrabos y caminan descalzos, pese a que hace un frío que se caga la perra (Fernando Saramago dixit). El tio se llama Nahuel, y resulta que fuese concebido hace 150 años en circunstancias idénticas a las de Reneesme. O sea, es un inofensivo humano cuyo desarrollo físico se detuvo al cumplir 25 años, más o menos, y come comida usual (no sangre), así que no representa ningún peligro para vampiros o humanos. La desaparición prolongada de Alice y Jasper no se debió entonces al miedo, sino a buscar esta ?evidencia clave? que favoreciera a su causa. Y que me provocase el gritar ¡FRAUDE! a la pantalla, claro. Así que ahí finaliza todo. Los Volturi dicen que no hay fijón, que se regresan a comer turistas gringos en su pueblo de Italia. Los aliados también se marchan, felices por la oportunidad de realizar networking vampiresco. Los lobos con los lobos, los nenes con los nenes, las nenas con las nenas y todos viven felices para siempre. Una última escenario innecesaria nos presenta OTRO montaje donde Bella le pone la mano en el cachete a Edward (claro) y le ?presenta? todo lo que él representa para ella desde que le conoció. Un greatest hits de todas las películas, básicamente. Para mi es como un cruel recordatorio del dinero que he quemado en accesos para ver esta mierda, pero siempre alguien tiene que sufrir por los demás, vamos. Bella abraza a su hija con el mismo amor que expresa a un parquímetro. Edward y Jacob están visiblemente conmovidos, claro... Y de final vemos a la Reneesme del futuro, ya crecidita en la edad que tendrá mientras muchos, muchos años. Créditos perpetuos que muestran a TODOS los actores que salieron en las cuatro pelis. Y que me hacen reír una última vez cuando descubro que uno de los chavitos Quileutes es interpretado por el actor ?Boo Boo Stewart?. EN CONCLUSIÓN: Crepúsculo ? Amanecer Parte 2 es difícil de valorar en el panteón de porquería fílmica que es la saga de Twilight. Y repito, no tiene caso hacerlo: si te gusta ese rollo las pelis te van a divertir, vas a suspirar con los candentes tactos de cachete y vas a comprar el Blu Ray en cuanto salga a la venta. Y seguro sufrirás por el hecho de que Kristen Stewart le fuese infiel a Robert Pattinson en la vida real, así que cualquier apreciación te va a importar tanto como lo que ordené de cenar en el VIP (yakimeshi, por si tenías duda). El soundtrack, un típico punto fuerte de la saga, es el peorcito de todas las entregas. Mucha baladilla emasculada y contemplativa, llena de suspiros y sensibles letras. Creo que a las tres cuartas fracciónes de la proyección comencé a producir estrógeno en tal porción que tuve un breve episodio de lactancia. Lo contrarresté poniendo a Johnny Cash en el sendero de regreso, gracias por su preocupación. La dirección actoral no existe. Y la action figure de Kristen Stewart Seguid teniendo dos expresiones faciales más que la Kristen Stewart de carne y hueso, así que ni te apures por defender su ?rango? en este bodrio. El desarrollo de personajes, prácticamente nulo. Los vampiros aliados tienen uno que otro punto cumplidor (Lee Pace como Garrett y Rami Malek como Benjamin destacan), pero no hay tiempo suficiente para explorar sus roles. Y al director tampoco le apremia hacerlo, pues ni la familia Cullen entera está bien lograda en ese renglón, y eso que tuvieron cinco películas para la labor. En los libros te dicen que Bella, después de ser una morrita general y corriente, se convierte en una turbopompi una vez que se transforma en vampiro. Hice un breve comparativo de Kristen Stewart en versión normal, su versión ?guapísima? una vez transformada y, para fines analíticos de fisonomía y expresión, una cucharadita de servir... Como consecuencia de lo anterior, creo que la decisión práctica del director consistió en realizar más feítas a las otras mujeres de la película para que Bella resaltase en comparación. Lo digo porque Ashley Greene no luce tan espectacular como otras veces. Le pusieron pelillos recurso estropajudos y la maquillaron en exceso, para mi gusto (exquisito). El CGI es patético. Mi acompañante a la función insiste que le gusta cómo se transforman los lobos, pero los geeks de los efectos visuales saben a lo que me refiero: texturas mal logradas, movimientos caricaturescos, sombras aplicadas al chilazo... muchas producciones chafas del SyFy Channel superan a esta mamarrachada en lo que a animación digital se refiere. Aún así... esta película es quizá la mejorcita, debido a ese twist del final. Sí me entusiasmé ante la perspectiva de un final más dark, algo que justificase el haberme chutado tanta estupidez. Pero los fans de abolengo imagino que hubieran brincado, así que sentirme traicionado es tan sólo el precio a pagar por meterme a ver anécdotas que no están diseñadas para uno, la verdad. En determinado momento creí que las pelis de Twilight se convertirían en esos filmes que son tan malos que acaban por ser buenos. Ya sabes, pelis chafonas pero divertidas, de las que te quedas viendo cuando pasan por cable o en tus domingos de cruda. No es así. Fuese duro verlas una vez, y a la fecha no he aguantado una sola repetición de las mismas. Son lo que son: subproductos mediocres que derivan de algunos de los peores libros nunca imaginados. Escenario de sexo, estilo ?Twilight?... ¿A ti te entretienen? ¡Perfecto, nada que alegar! Sostengo que no se le puede (y quizá ni se le debe) imponer el gusto a nadie. Lo que no está a debate es la calidad del producto: es inherentemente malo. Injustificada, pasmosa y dolorosamente malo. Pero si te late, bien por ti. ¿Yo? Lo miraré como el curioso fenómeno de la cultura pop que le tocó a una desafortunada generación. Seguiré pensando que The Hunger Games, sin ser prodigiosa, es sobresaliente como saga juvenil en todos los aspectos. También perpetuaré la teoría de que Fifty Shades of Grey es la graduación porno para todas esas Twihards que no obtuvieron satisfacción sexual con estos vampiros culeis. Y jamás, jamás más volveré a ver estas películas. Aprendí mi lección. Tarde, pero la aprendí. Eso sí, nunca se atrevan a decir que no me sacrifico por ustedes, ¿estamos? ?Edward, poseemos que hablar de lo que hice con el director de ?Blanca Nieves y El Cazador...?

martes, 28 de octubre de 2014

Chistes Gringos, Amanecer, Parte

El póster oficial (izq.) y mi infinitamente sobresaliente propuesta... No hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla. Así como el cometa Melancholia avanzó inexorable a destruir la tierra en la peli del mismo nombre, la penúltima instalación de la saga de Crepúsculo avanza sobre las salas de cine de todo el orbe para destruir todo lo que es bello del Séptimo Arte. Sin embargo, este blog se nutre de eventos como la saga de Twilight Mi primer reseña cimentó mi reputación como tolerante juez de los fenómenos sobresalientes en la cultura pop. La segunda confirmó mi masoquismo. La tercera les ha hecho juzgar mi estado de salud mental. Pero en esta ocasión, quiero celebrar la cuarta película como una fecha para unirnos en vuestro odio a la ineptitud y a la mediocridad del cine comercial. Las películas de Crepúsculo son como una Navidad de Estupidez, en el fondo. A lo previo debemos agregar que los estudios, crueles como captores de Gaddafi y ávidos de hacerse de dinero fácil, tomaron la decisión de expandir la agonía del último libro escrito (con las nalgas) por Stephanie Meyer en dos, cuéntenlas, DOS películas. La cosa se ve terrible, como suele decir el ginecólogo de Niurka. Pese a todo, la esperanza muere al último. El director en turno es Bill Condon, quien tiene un historial de lo más meritorio: guionista de Chicago, dirigió Gods and Monsters Kinse y Dreamgirls. Digo, ya de muy xodido le aportará algo de calidad a este perpetuo consomé de ineptitud y menudencias anodinas, ¿cierto? Bill Condon (izq.), haciendo como que dirige una película de Crepúsculo. En verdad les está diciendo: "Pues ya saben, están en su casa, ahí se dirigen como les parezca mejor, me avisan cómo quedó. Apaguen la luz al salir, porfa..." La suerte está echada. Llego a Cinépolis, me compro mi Combo Coronario (nachos con extra queso, gaznate jumbo, palomitas con triple mantequilla, refresco con cúadruple shot de piloncillo y vale por una angioplastia) y me dispongo a recetarme una peli de CRAPúsculo por cuarta ocasión. Se apagan las luces, y Jay de Moderatto dice que los solos son para la guitarra eléctrica porque al cine hay que ir siempre acompañado, recordándome mi status de Forever Alone. Gracias, Microchip imbécil. En fin, vamos culo, a padecer... ADVERTENCIA: ZONA DE SPOILERS. De hecho, 5000 palabras de puros spoilers. Si desean leer una reseña tradicional, estás en el espacio equivocado. Esto es pura bilis. ¿Malas noticias? Encuérate. ¿Buenas noticias? Encuérate. ¿Noticias a secas? Encuérate... Crepúsculo: Amanecer, Parte 1 comienza con malos augurios. La voz de Kristen Stewart en sus somnífera interpretación de Bella abre otra vez con una reflexión mamona para ?sentar el tono?, y esto me dice que el director probablemente recibió su cheque de anticipo, vio las pelis previos y le instruyó al su asistente de dirección que armase un guión en el mismo tenor y con los mismos recursos que se han venido usando, para no destantear mucho a la audiencia. Y para laborar menos, por supuesto. Bella recita un Peterpanesco pensamiento acerca de que ?la niñez es el reino donde nadie muere?, o algo similarmente insulso. Y si ustedes tenían ?menos de dos minutos? en su quiniela para saber cuánto le tomaba al lobito metrosexual Jacob Black (Taylor Lautner) el quitarse la camiseta, considérense ganadores. En efecto, Jacob sale todo enlobonado (así se encabronan los lobos) de su chaletito en el bosque porque recibió... [MÚSICA DRAMÁTICA] ¡la invitación a la matrimonio de su amor platónico (Bella Swan) con su otro amor platónico (Edward Cullen, el vampiro que te hace cuestionar tu sexualidad... o algo). El director hace un montaje con algúnas personas recibiendo sus invitaciones. El Sheriff Charlie y su leal bigote se ponen pensativos al pensar que su hijita de 19 años se les casa con un guey más pálido que las nalgas de Michael Jackson. La mamá de Bella se pone toda feliz, principalmente porque a todos se nos había olvidado que existía en esta historia. Bella Swan (Izq.) y Alice Cullen, interpretada magistralmente por Ashley Greene, quien se merece un Oscar en la categoría de "Turbopompi en un papel de reparto". Y hace su fantasma la estúpida de Bella, intentando caminar con zapatos de tacón alto a instancias de [PAUSA DRAMÁTICA DE APRECIACIÓN] la vampiruja más preciosa sobre la tierra... ¡ALICE CULLEN! Interpretada, por supuesto, por Ashley ?No me odien por ser perfecta? Greene, quien es capaz de hacernos olvidar, aunque sea mientras los breves instantes en que está a cuadro, que estamos presenciando un bodriazo de peli. Alice planeó toda la boda, pues es como una especie de Martha Stewart combinada con Venus Afrodita, pero la inútil de su futura cuñada tiene la gracia femenina de Beatriz Paredes patinando en hielo con seis tequilas a cuestas. El guapísimo Edward Cullen ( R-Pattz is in da hizzy! ), vampiro Mirrey por excelencia, aprovecha un interludio donde toda la familia Cullen está cargando gigantescos troncos de árbol (por aquello de que los vampiros son tan fuertes como Lupe de Bronco) para hacerle una confesión, a objetivo de nada, a la pendexa buena para nada de su prometida: en determinado momento de debilidad en sus años mozos, allá por la década de los veintes entraditos en los treintas, se rebeló contra la regla impuesta por su papá Carlisle de no chuparle la sangre a los humanos. Edward se estuvo merendando a violadores, asesinos y otros criminales del orden común, como una especie de antihéroe justiciero estilo Dexter Morgan, pero sin la capacidad actoral. Vampiros: cargan más que la Cheyenne, apá... Esta confesión gratuita plantea un dilema moral interesante: si los vampiros son prácticamente invencibles para los humanos, ¿por qué conformarse con desangrar hasta la muerte a raterillos vulgares y a sociópatas de chisguete, pudiendo tirarle más encima en la escala de maldad? ¿Por qué Edward jamás se comió a Hitler? ¿O a Stalin? ¿Nunca se le sucedió a él o a sus otros amigos vampiros ?buenos? armar un plan para merendarse a Bin Laden, al Góber Precioso o a Fher de Maná, en vez de dejarles cometer sus abyectos crímenes con impunidad? Estos vampiros sólo son poderosísimos y geniales cuando le conviene a la estúpida autora de esta saga, la verdad. Bueno, el caso es que Edward le dice a Bella que no desea asustarla mostrándole de lo que es capaz, pero hasta el momento sólo conocemos que puede aburrirnos hasta la muerte, así que ella se queda tranquila. La charla es interrumpida cuando Emmet y Jasper se llevan a Edward a su despedida de soltero. ?Nada de strippers?, dice Bella, pero él la tranquiliza diciéndole que no es lo suyo, y que más bien su noche involucrará un par de pumas y quizá unos osos, pero no sé a ciencia alguna si eso fuese alusión a que los muchachos Cullen se van de cacería o a que le hacen a la zoofilia. En todo caso, Bella debería lucir más preocupada. Pero eso exigiría algo de expresividad y capacidad histriónica, cualidades ajenas a Kristen Stewart y su perpetua rostro de manija de puerta. Charlie, mamá Renée y Bella: la familia Swan en todo su ridículo histrionismo. Bella tiene una pesadilla en la que los vampiros se meriendan a todos los invitados a su boda, pero parece filmada por uno de los pretensiosos directorcetes que han hecho los últimos anuncios del Palacio de Hierro, así que no hay mucho de qué preocuparse... Llega el mayor día. Los papás de Bella le regalan un broche para el cabello con unas joyitas azules, y la mamá le dice que esa herencia familiar determinado día será llevada por la hija de Bella. Se suelta llorando, quizá porque pensad en la probabilidad de una nueva saga de películas con la niña como protagonista. Yo comparto el sentimiento. La perspectiva de que eventualmente se animen a hacer secuelas con los personajes ya crecidos o peor aún, precuelas con las locas aventuras de Edward en los fabulosos 20s me hace despertar de noche pegando gritos, empapado en mi sudor y en mi particular pis. R-Pattz luce cómodo en la alfombra roja. Kristen Stewart parece que se comió un plato de mejillones echados a perder y no llegó a tiempo al baño... ¡Pero vámonos al bodorrio! Bella camina entre los invitados hacia donde la aguarda su futuro esposo, que sí parece un prototípico muñequito de pastel, principalmente por la palidez de su rostro. Tendría que ser un emotivo y romántico instante, pero seguro ya han visto lo incómoda, insegura y torpe que luce Kristen Stewart en la alfombra roja, así que aquí es lógico que no lo haga mejor. He visto más serenidad en Alejandra Guzmán al salir de un antro a las 5am. La ceremonia es bonita, y cuando al fin se dan un beso vemos que el resto de la concurrencia... ¡ha desaparecido! Porque en ese momento sólo importan Bella y Edward, de acuerdo a la nada sutil interpretación del director. ¿O es así? Verán, poseo la creencia de que Bill Condon ni siquiera se paró por el set de esta película. Es en serio. Las actuaciones son tan malas como siempre, no hay nada innovador o distintivo, y otro detalle más: aquí surge otro de muchos montajes, que es uno de los recursos más huevones para un director de cine. Condon echa mano de ellos con mucha soltura: secuencias que le dan esfuerzo al editor, pero que para el que dirige se limitan a realizar un greatest hits de imágenes de las pelis previos y... ya estuvo. Bueno, la matrimonio es una hueva, pero decorada con impecable buen gusto. Los brindis son un momento chistosón, donde vemos un atisbo de Anna Kendrick y de los amiguitos genéricos del mundo humano que Bella ha de abandonar pronto, pero la neta no hay nada que llame la atención, fílmicamente hablando. Vemos a unos vampiros invitados que van a tener más juego en la próxima película, pero aquí sólo siembran semillas argumentales que ya se nos habrán olvidado en la fracción 2 de Amanecer. No hay mucho caso en dividir tu anécdota por la mitad de una forma tan incongruente, pero ¿a quién le importa? Buscar trama en esta saga es como buscar el amor puro y verdadero en un burdel. Miembros de la familia de vampiros Cullen. Desde la izquierda: Alice (perfecta), Jasper (incómodo y hambriento), Esme (frente de VW Beetle chocado) y Carlisle (representante de Avon) Bella ha estado sacada de onda pues su cuatito lobo no se surge en el festejo. Pero su flamante esposo no va a permitir que nada empañe la dicha de su amada, así que se las arregla para que Jacob la visite de pasadita, y hasta logra que se ponga camisa para la ocasión. Al comienzo de la conversación hay cordialidad entre los miembros de este trío criptozoológico (?¡Al BatiDiccionario, Robin!?), pero de pronto el lobo metrosexual se da cuenta de que la unión matrimonial significa la eventual conversión de Bella, quien pasará de ser una humana sin chiste a ser vampira, también sin chiste. Porque los Cullen hacen vampiros, no milagros. ?¡Entonces la vas a matar!?, increpa Jacob a Edward, quien pierde la oportunidad de realizar un chiste sexoso respecto a su noche de bodas. No sé, algo discreto como decir ?¡Oh, sí, bro! ¡La voy a dividir en dos!?. Quizá podría agregar el gesto de beber el índice de su mano derecha y meterlo y sacarlo repetidamente a través del círculo integrado por sus dedos índice y pulgar de la mano izquierda, para reforzar el punto. En fin, es lo que yo debiera hecho... Esme Cullen, la vampira que lleva cuatro películas buscando un peinado que disimule su enorme cabeza, charla con unas vampirujas que sí están guapas... Como Jacob se enlobronó de nuevo, sus hermanos de jauría se surgen en los linderos del bosque, tan amenazadores, mugrosos y descamisados que deberían llegar echándole ?vivas? a Evita Perón (?¡A la BatiWikipedia, Robin!?). Aconsejan a Jacob para que le baje de crema batida a su frapuccino, le recuerdan a los vampiros que los están vigilando de cerca y todos se esfuman de nueva cuenta. Bella y Edward regresan a la ?parti?, que toca a su fin. La feliz pareja fracción hacia un destino sorpresa que Edward le tiene listo a su amada. Beben un jet (privado, ¿o hay otros?) a la cosmopolita ciudad de Río de Janeiro, una urbe hecha de magia, luz, color y estereotipos que bailan samba espontáneamente por las calles entretanto toman caipirinhas. Les juro que al director sólo le faltó ponerles un sombrero de frutas a los locales para tratarnos de más idiotas de lo que de por sí somos al pagar un billete para ver esta madre. Cansei de ser humana... Pero si creías que Río era el destino final y que Edward planeaba almorzarse algunos niños sicarios de las favelas, estabas equivocado. Es tan sólo la última escala, pues cogen una lanchotota poderosa para navegar hasta... ¡ISLA ESME! Una paradisiaca isla privada, regalo de papá Cullen a su cabezona esposa Esme. Siempre sospechamos que a Edward le gustaba pasearse en lancha... ¡Y vaya lugar! La única edificación en la isla es una mansión que haría al Chapo Guzmán reconsiderar sus prioridades en bienes raíces. Cuenta con suntuosos muebles de maderas preciosas, objetos de arte salpicando cada habitación, decoraciones del mejor gusto probable y hasta lacayos supersticiosos que ven a Edward con recelo, quizá porque no se ha hecho un día más viejo en 30 años y siempre está pálido como una jícama recién pelada. No hay alberca, pero no hace falta, pues una bahía de agua cristalina está separada de la casa por unos cuantos metros de arena tan blanquísima y fina que nos sorprende no descubrir a Lindsay Lohan intentando inhalarla a través de un boleto enrollado. Bella y Edward en Isla Esme: nidito de amor para parejas conservadoras en la cama. Bella desempaca su maleta entretanto Edward se da un chapuzón a la luz de la luna. Su cuñada Alice le empacó un set completo de lencería sexy, pero es en vano con la desabrida mocosa, quien mira desconcertada los encajes como si estuviera leyendo a James Joyce en código binario. Al fin determina que presentarse ante su marido au naturel es la mejor manera de seducirlo y de consumar su amor. Sale en bata a la playa, y les juro que luce tan abrazable como una bolsa de lona llena de ganchos de ropa. Pero Edward la mira con deseo. Ahora sí, fans de Twilight : la autora y el director están a punto de concederles esa recompensa de chutarse libros y pelis para ver una escenario épica de romance y efervescencia entre los dos protagonistas, ¿cierto? Pues no. Y aquí es el punto donde resulta inútil explicarnos el atractivo de la saga. Porque uno creería que después del tan cacareado celibato antes de llegar al matrimonio, y de la atracción superlativa que supuestamente tiene lugar entre ambos, el momento cumbre donde ambos se unen físicamente debería ser una vorágine de besuqueo, apapacheo, manoseo, dedeo y seguramente hasta pieseo, pasando por peneo y vagineo en lo que acaban por aventurarse a actos un escaso más kinky. Pero no hay de piña, estimado público. Desbordan tanta efervescencia que ella se quedó dormida a la mitad de su noche de bodas... Verán, es obvio que Crepúsculo está dirigida a un público juvenil, por lo que no extraña que se abstengan de presentar nada ni siquiera remotamente controversial en materia fílmica. No hay un side boob, una pompi o una caricia que pudiera ser considerada como merecedora de una clasificación más estricta que la actual. Que tampoco esperábamos penetración o desnudos frontales, no somos tan burdos (bueno, yo sí lo soy, pero no en este contexto). Pero se debiera agradacido algo de química entre los protagónicos. Miren, haré algo odioso, que es comparar una película con otra infinitamente mejor lograda: ¿recuerdan Las Vidas de Otros ? Es el filme alemán que ganó el Oscar a Mejor Película Extranjera hace unos años. El protagonista, un miembro de la policía secreta encargado de vigilar a probables detractores del sistema, acaba por enamorarse de la mujer a quien está espiando mediante micrófonos ocultos en un departamento bajo del suyo. Hay un momento en el que está tan absorto en imaginar lo que sería tenerla en sus brazos, que lo vemos con los ojos cerrados y haciendo una caricia imaginaria al aire. Es un instante auténtico, cautivador y perfectamente razonable para ilustrar lo que es el romance en su expresión más pura... y no hay nada de contacto físico. Ni siquiera están en la misma habitación. Por eso es que Crepúsculo desespera a cualquier espectador que posea un IQ de dos dígitos para arriba. Hay tanta química entre Pattinson y Stewart como la que sientes con el funcionario de la Secretaría de Hacienda que te está informando de una auditoría fiscal. Con la diferencia de que el dinero que pierdes con la auditoría te duele menos que el que pagas por entrar al cine a ver estos churros. Eso sí, si cierta vez requieres a un actor o una actriz que sepa colocar expresión de horror en brazos de su amante, estos dos cubren el requisito. Edward parece que acaba de ver su primera vagina. Bella no puede cerrar jamás la boca, punto. Así que no esperes ver ni un mísero ?escote de plomero? (la comisura de la fracción sobresaliente de los glúteos, para los no iniciados en mis términos nacos y vulgares). Eso sí, podemos comenzar a apodar a Edward como ?Rompecatres Cullen?, pues literalmente destroza la cabecera de la lecho en un arrebato de efervescencia entretanto se está despachando por fin a Bella. El director pretende que creamos que él es un amante fogoso. Lo único que nos hace pensar es que tiene muy escaso respeto por la labor de los ebanistas. A la mañana siguiente, Bella despierta en una récamara hecha garras. Edward le está haciendo el desayuno, y ella le demuestra algo de cariño, pero de pronto le varía el semblante al vampiro persignado. Su mujer tiene un moretón en el brazo, y otro más leve en el hombro. Uno pensaría que, como vampiro, Edward se escandalizaría menos por algo que bien podría explicarse como un simple ?chupetón?, pero no. ?¡Te lastimé!?, gimotea él con su rostro de pambazo crudo. Y de ahí en adelante se acabó toda probabilidad de darle a tu cuerpo alegría, Macarena. Un nuevo montaje del director huevón dibuja a la pareja en ?graciosos? trabajos de ella por realizar que él se le vuelva a enrostromar, entretanto que él la evita y la torea como muchos de ustedes eluden la aplicación de antitranspirante. "Es que cuando me dijiste que en la luna de miel planeabas 'comerte a la reina' me imaginaba otra cosa, Edward..." Durante tanto, en la reservación india en Forks, Jacob y el resto de los lobos juegan fútbol en la playa. El director debiera cosechado muchos puntos haciendo sonar La Bamba como música de fondo cada vez que los lobos salen a escena, pero no se le prendió el foco. Tache ahí, era la jugada lógica. Bueno, Jacob está diciendo que si Bella regresa convertida en vampiro, técnicamente estarían rompiendo el tratado entre los Cullen y los licántropos locales, así que la guerra entre ambas especies quedaría declarada. También vemos a Jacob y a una india loba que andan en plan Forever Alone, envidiando a los lobos que sí son muy felices pues se ?imprimieron? en una pareja. ¿Qué es eso de la ?impresión?, preguntas con tu carota de Question Mark ? De acuerdo a esta anécdota insulsa, es un vínculo inquebrantable que desarrollan los lobos de la tribu Quileute (o Quelite, o Kilowatt, si leíste mis reseñas previas) con ciertas personas. Una vez que te ?imprimes? con otro ser, te conviertes en su compañero y protector de por vida. La dichosa ?impresión? agrada como otra de estas alegorías pendexas que le fascinan tanto a Stephanie Meyer para inculcar un concepto de fidelidad, que para fines prácticos agrada más a esclavitud espiritual y dependencia emocional. He aquí algunos ejemplo de gente que se imprime en algo o alguien más, con una entrega y un abandono totales. ¿Ya entendieron cómo funciona esto? Bueno, prosigamos. Bella le insiste a Edward que está bien echarse un brinco, pero el cuasi virginal vampiro dice que como amigos está bien, gracias. Ella insiste, diciéndole que no tiene miedo a ser lastimada por su fuerza hercúlea. ?¿Por qué no veis lo perfectamente feliz que soy a tu lado??, pregunta Bella. ?¡Porque eres inexpresiva y una pésima actriz!?, respondo a gritos desde mi butaca, lo que me hace acreedor a mi primer llamado de vigilancia por fracción del gerente del Cinépolis. Valió la pena. "¿'Lluvia dorada', dices? No, no sé qué es. ¿Se trata de un fenómeno climatológico del Brasil o algo?" Un buen día, Bella despierta sola y su alma en la isla. Edward se fuese a cazar o algo, pues ya hacía hambrita. En este tenor, la protagonista se prepara un pollo frito de desayuno... pero algo anda mal. ¡Bella tiene antojos! ¡Bella tiene mareos! ¡Bella tiene varios días de retraso en su regla! ¡BELLA TIENE NÁUSEAS! ¡BELLA TIENE GANAS DE TEJER CHAMBRITAS! ¡BELLA TIENE... TIENE... UN CHAMACO EN LA PANZA! ¡BELLA ESTÁ EMBARAZADA! ¡DÓNDE CARAXOS ESTÁ LA TECLA DE ?CAPS LOCK? EN ESTA COMPUTADora ya la encontré, gracias... "¿Aló, farmacia? ¿Venden la 'morning after pill' pero con extracto de ajo? Es para un caso muy especial..." Pues sí, las nadas sutiles alegorías moralinas son el pan y la sal de la autora. Después de machacarnos una y otra vez el mensaje de que hay que esperar a tener sexo hasta que uno se casa, ahora nos dice que el sexo es para reproducirse y ya estuvo. ¿De qué otra manera nos explicamos lo sucedido? ¿Embarazada en su noche de bodas? ¿Neto? No digo que sea imposible, pero también es mal tino, ¿no les parece? Aparte de todo estos vampiros pueden ser muy cultos gracias a sus avanzadas edades y a su mundología, pero evidentemente nadie les ha explicado media palabra sobre control natal. Edward regresa y descubre a su novia vomitando. Algo se le mueve en la pancita a la confundida Bella. Telefonema urgente al celular de Edward. Es Alice, la clarividente y sabrosérrima hermana, quien les llamó pues sintió que ?algo raro ocurre?, y por esta vez no se trata de Toño espiándola con binoculares desde los matorrales del jardín. Dice que no puede ver el futuro de Bella, y no está refiriéndose al futuro como actriz de Kristen Stewart. Oh, no, es algo idéntico de funesto, pero diferente. Edward quiera hablar con papá Carlisle, eminente médico, quien les dice que se regresen en chinga y en aeroplano a Forks, para ver cómo proceder. Edward le dice a Bella que no se preocupe, que el Dr. Carlisle le va a sacar ?esa cosa? del vientre, pero a ella ya le entró el instinto materno y dice que ni mais. ¿Problemas en el edén ya tan pronto, tortolitos? Este boda nos huele a Kardashianazo... Los ya no tan enamorados vuelven a casa, y la familia Cullen no sabe qué hacer. Carlisle encuentra que el feto no sólo está sano, sino que se está desarrollando a una velocidad inusitada, así que podría quedar completamente gestado en cuestión de unas pocas semanas. Aparte de todo, se está comiendo a Bella por dentro. Este híbrido se alimenta de la sangre de su particular madre, lo que sería una total incongruencia desde el punto de vista evolutivo, pero pónganse ustedes a discutir de lógica con la estúpida mormona que ideó estos mamotretos. La familia se divide. Alice y Edward opinan que el feto debe ser retirado del cuerpo de Bella, pues la está matando. Pero Rosalie, la hermana bitchy que parece una versión mal follada de Shakira, con todo y el chafísima tinte rubio sobre raíces oscuras, adopta una actitud sobreprotectora hacia su nueva cuñada. Bueno, realmente es hacia el bebé, porque ella se envampiró sin lograr su sueño de ser madre, pero nos debe valer ídem. Rosalie se pone en plan de que al bebé nadie lo toca, se afilia al PAN y Bella está de acuerdo: va a tener al infante, así le cueste la vida. Esperma vampira: 375% veces más efectiva que la esperma del humano estándar. Y todo indica que le va a costar la vida, en efecto. Bella está enflacando como el saldo de tu tarjeta de crédito mientras el Buen Fin. De por sí la veíamos toda xodida en un principio, pero ahora se está transformando en un auténtico esqueleto rumbero. Jacob llega a verla, preocupado por su ausencia, y al enterarse de que está embarazada se varía de nombre y se pone ?Bien Pendexo?. Sale hecho la madre a avisarle a Los Lobos (?...Yo no soy marinero / soy capitán / soy capitán / soy capitáaan...?) y se arma la de San Quintín Tarantino. Sam Utley, líder de la tribu lobuna, dice que los vampiros no podrán controlar a ese bebé una vez que nazca y esté sediento de sangre. Como padre de una niña que come morcilla, lo entiendo a la perfección. Pero esto ya no le gustó a Jacob. Hay discordia entre los lobos, pues unos desean ir a matar vampiros y Jacob y otros dos amiguiwis más jóvenes no comparten esa ideología. Con la jauría dividida como la izquierda en México, Jacob se aparta de sus hermanos y manera Morena su particular jauría de un solo lobo. Claro, esto dura escaso porque le llegan dos amigos lobitos que no me acuerdo cómo se llaman, pero que bauticé como ?Juanito? y ?Brugada?. Al menos ya son tres. Leah y Jacob, preguntándose mutuamente si Jorge Arvizu 'El Tata' se animará a grabarles un 'spot' de apoyo y solidaridad con la causa... Jacob y su mini jauría deciden montar guardia fuera de la casa Cullen. Bella cada vez luce peor, y los Cullen mismos tienen que salir a cazar, pero no pueden adentrarse en el bosque sin ser asediados por Sam y el resto de Los Lobos (?Bam / Bam / Bam-ba?), así que todo se complica. En la desesperación de eludir que el feto híbrido siga desangrando a la mamá, los Cullen tienen la brillante idea de alimentar a Bella... tomando sangre. Así es, el Dr. Carlisle tenía en casa varios litros de Orh+ fresquecita por si había que ponerle cierta transfusión a la embarazada cuando entretuvieron la idea de practicarle un aborto, así que vacían la sangre en un vasito de unicel para que parezca malteada, Bella se aguanta el asco y... venga. A tomar sangre. No puedo describir lo imbécil que es esta idea, en serio. Bella está tomando sangre, que presumiblemente pasa al sistema digestivo, así que el feto estaría consumiendo ¿sangre digerida o cómo?... pero la reacción de la madre es sonreír un escaso y decir que al bebé ?le gusta?. ¿Cómo? ¿Se está gestando el niño en el estómago, y no en el útero? ¿Y si es así no le están afectando los ácidos estomacales? Mi cerebro duele, mucho. El embarazo prosigue, la sangre de reserva para el vampíbrido nonato se acaba y los lobos están cada vez más preparados para entrar a la casa Cullen a dividir jetas. Todo mal. Y se pone peor cuando Bella dice que ya pensó en nombres para el bebé. Si es nombre se llamará E.J. ?¿Engendro Jodido??, te preguntarás con algo de razón, pero no, es por Edward y Jacob, en honor a su marido y a su ?beffo?. ¿Y si es niña? Agárrate: se llamará Renesmee. Esta pendexa La feliz mamá decidió combinar los nombres de su mami Renée y su suegra Esme, y esto es lo único a lo que llegó. La película aborda el hecho con un intento de comedia ligera, pero nadie pensad que es gracioso realizar tan evidente la estupidez congénita de su ?ocurrente? madre. Una breve nota al margen, dirigida a futuros padres y madres de este mundo: paren la modita de inventarse nombres ?originales? para sus mugrosos escuincles. Combinar nombres es uno de tantos ejemplos. Si tu papá se llama Juan y tu suegro se llama Tulio, el fruto de un nombre combinado sería ?Julio?, y eso no tiene nada de malo. Es un nombre perfectamente usual y muy bonito. Pero si tu papá es Gerardo y tu suegro Higinio, ¿qué haces con eso? ¿Geranio? ¿Higardo? Paren de xoder. Ustedes creen que son muy listillos. La realidad son tan sólo unos tetazos de marca. En fin, prosigo. Otra manera en la que el póster debiera quedado mejor. Mera sugerencia... De aquí en adelante todo procede con una monotonía aún más pronunciada. Jacob Hablad en privado con Edward y le recrimina el haber embarazado a su amor platónico. Edward le dice que si Bella muere, desea que Jacob lo mate, pues no podría habitar sabiendo que fuese responsable de su muerte. Jacob le coge la palabra rápidamente, pues lo odia mucho. Pero la situación es francamente desesperada. Bella ya parece espantajo de chilar, los vampiros ya ven apetitosas hasta las hamburguesas del McDonalds por el hambre que se cargan y a mi ya se me acabaron las palomitas. Algo tiene que resolverse, cuanto antes. Jacob sale de casa de los Cullen y dice que desea hablar con Sam y sus ex compañeros. Acompañado de sus leales Juanito y Brugada, dice que él personalmente matará al bebé chupasangre una vez nacido, y que así reinará la paz otra vez, y no sé qué más... pero todo era una distracción para permitirle a Carlisle, Esme y al grandulón Emmet el romper el cerco de atención lobuna y fugar en busca de animales frescos para reponerse con sangrita fresca. Ahora bien, nueva idiotez: si los vampiros no podían fugar de cacería, ¿porque no se ofrecieron los lobillos amigos para ir a escabecharse unos venados y llevárselos de lonche? Anótenle una taradez más a esta farsa. No poseo fotos para ilustrar lo que sucede en este punto de la película, pero encontré fotos de Ashley Greene con pintura corporal. Ya dénle un Oscar, en serio... Pero claro, cuando el doctor no está es justo cuando todo se agrava. A Bella creo que se le rompe la fuente o algo, y el bebé está por nacer. Y claro, ella está en los huesos, a punto de expirar con tal de preservar la santidad de la vida del no nacido, en la enésima alegoría conservadora que nos desea recetar Stephanie Meyer. Bella pierde más y más sangre en la agonía del parto. Edward no sabe qué hacer, pues ella trae el niño atravesado (literalmente). Y con su mujer muriéndose a todo lo que da, coge la decisión drástica cuando dar a luz por camino típico no funciona: una cesárea a punta de mordidas. Sí, leíste bien. Edward le pega un mordidón en la panza a Bella para sacarle al hijo. Los Dioses del Cine mueren un poco... En recurso de todo el desmadre, a sabiendas de que el clan Cullen está diezmado, Los Lobos determinan que para atacar la casa se requiere una poca de gracia, una poca de gracia y otra cosita y encima y encima... ¡Caos! ¡Madratxos! ¡Lobos! ¡Mátenme, por favor! El director determina dejar el único recurso de las pelis previas que recurso nos ubicaba a la hora de las peleas: la cámara lenta. Aquí todo sucede en chinga, con iluminación bastante mala para que no se note lo mal hechos que están los lobos computarizados y el gerente del Cinépolis me dice que si no dejo de reír y llorar al mismo tiempo va a tener que utilizar pepper spray en mi Finísima Persona, como el policía gringo con los manifestantes universitarios ¿Y Bella? Bella se muere. Da a luz antes, claro. Es una niña, así que el estúpido legado que le deja al mundo es el nombre de Renesmee, pero a Bella le falla el corazón y su cuerpo de lagartija desecada exhala un último suspiro. El único medio es que Edward intente transformarla en vampiro, AHORA. Y Edward, después de estúpidos intentos por practicarle resucitación cardiopulmonar y masaje con calambrito, se da cuenta de que no hay de otra que iniciar a inyectarle su veneno. Eso sonó mucho más sexy de lo que sucede en realidad, por cierto. Vemos a Edward mordisqueando a Bella por todas fracciónes, o al menos por las fracciónes clasificación ?A?, porque esta es una peli romántica, sí, pero casta y pura. Y pinchérrima. ¿Habrá tiempo para que la conversión a vampiro ocurra antes de que sea demasiado tarde? ¿Necesitas hacerte esa pregunta, a sabiendos que hay una fracción 2 de este cacho de popó en celuloide? "¡Pues quédense con su pinchi muerta, vampiros culeis!" Jacob tiene el corazón roto. Su amada Bella murió, pese a sus múltiples intentos de conquistarla con su abdomen de calle adoquinada. Su tribu/manada le estima un traidor. Su talento histriónico se da un quién vive con el de Jaime Camil. Sólo hay una solución a la vista (no para lo de su talento histriónico, pero para lo demás): tiene que matar a la bebé vampiro. Así que entra agazapado a la mansión Cullen, dispuesto a echarse unas baby back ribs. Rosalie sostiene a Renesmee muy sentada en un sillón en frente de la chimenea, valiéndole madres que el resto de su familia esté dándose en la madre allá fuera con una bola de licántropos. Y justo cuando se avecina el macabro desenlace... La bebé de CGI le hace caritas al lobo. Caritas horribles como las del bebé de Suerox, pero surten efecto. OTRO MONTAJE nos presenta a Jacob cayendo de rodillas, incapaz de hacerle daño a la hija de Bella y Edward, y escuchamos un audio refrito de la aclaración sobre cómo los lobos ?se imprimen? en alguien y se convierten en sus protectores y siervos emocionales y POR FAVOR ALGUIEN DETENGA ESTA PENDEXADA DE PELÍCULA ANTES DE QUE ALGÚN INTELECTO INOCENTE RESULTE LASTIMADO SIN REMEDIO. Demasiado tarde, claro. Creo que mi mente ha quedado eternamente averiada por esta colosal succionada cinematográfica. Siento que emocionarme con La Voz... México sería una destacada mejoría después de Crepúsculo: Amanecer, Parte 1. Eso no es bueno. Pero al menos vi expirar a Bella Swan, eso debe contar como algo positivo, ¿o no? Esperen... ¿qué sucede? Vemos una animación del torrente sanguíneo de Bella... sus venas se recubren de una sustancia cristalina. ¿Eso es el ?veneno? vampiro? Toda su sangre se está... ¿transformando? ¿Qué ching...? ¡AAAAAAAAH! ¡NOOOOOOOO! ¡BELLA ABRIÓ LOS OJOS! ¡ESTÁN ROJOS! ¡YA ES VAMPIROOOOOOO! ¡TE ODIO, STEPHANIE MEYER! ¡MUERE, BILL CONDON! ¡SUÉLTENME, PINCHIS ASALARIADOS DE CINÉPOLIS! ¡ME VENGAREEEEEE! Créditos. Los Volturi: son los malos de la última peli, así que pongan vigilancia a los créditos. O no. Ya me vale madres, la verdad... Ah, no, espérense. Hay una escenario extra donde los Volturi, la PGR de los vampiros (pero con central en Italia) reciben notificación de que Bella ya fuese convertida. Aro, el líder, dice que van a visitar a los Cullen y añade: ?ellos tienen algo que quiero?. Nos vemos en la última película. En el ínter, recuperémonos...

lunes, 27 de octubre de 2014

Chistes Gringos, AMOR EN EL DESIERTO

CHISTE EN EL DESIERTO. ?¡Sargento Sánchez! Quiero que me informe como se las arregla este batallón para estar tan pacífico sin la empresa femenina mientras tanto tiempo. ?contesta el sargento haciendo su saludo militar?, es muy sencillo; para ese menester poseemos una camella en la carpa de allá... la del fondo... ?dice el capitán y agrega?. Sargento, informe a todo el personal que esta noche utilizaré la camella, y por lo tanto nadie debe acercarse a esa carpa. ?dice el subalterno y se retira. ?Pero mi capitán... ¿que le sucedió anoche? ?¡No mi capitán! ?exclamó el sargento?. ¡¡¡LA CAMELLA ES PARA IR AL OASIS, DONDE HAY UNAS PROSTITUTAS PRECIOSAS...!!!!

viernes, 24 de octubre de 2014

Chistes Gringos, AprilMU Study Abroad

De vez en cuando se oye que un espacio es demasiado bonito para las palabras , y yo ? Siempre habéis clase de pensamiento que era una forma de escabullirse patético. Hasta ahora. Porque resulta que , Patagonia puede ? T se haga justicia en palabras o imágenes . Si me piden que describa a usted I D ¿ se te quedan mirando con los ojos saltones , brazos gesticulando , moviendo la boca hacia encima y bajo no producir un sonido, como un submarino de peces. Y entonces tal vez ? D ser capaz de formar una palabra o dos ... Se ? S sólo so .... si sólo ... y las montañas ... simplemente puede ? T ... no hay forma de ... y ooohhhh él? S soooooo ... ¿y qué ? S la palabra ... se puede ? t que acaba de imaginar ? Y esta debacle podría seguir mientras horas , después de lo cual usted ? Demanda d para ver mis fotos, pero me ? D tachuela en varios miles de renuncias de cómo don 't realizar justicia a tal esplendor . ¿Y que d ser todas verdaderas : la cámara no es la mejor , yo no t realmente saben cómo funciona , a veces s en una configuración incorrecta y la iluminación no es jamás del todo bien ? . Y ? Siempre es mil veces mejor en persona . Pero así es la vida . Y así, en los píxeles Bitty wee de esta acceso del blog , y en mis balbucea rotos de asombro Voy a tratar ( inútilmente probar ) para realizar justicia a todo lo que es la Patagonia. There? S un buena porción de discusión rodeando este tema, pero algunos dicen que la Comarca, de El Señor de los Anillos, se basó en la Patagonia. Pero no importa qué, el semejante entre los dos es algo imposible de negar. Y aquí es donde comenzó mi viaje . Bariloche, vuestro campamento fundamento , no sólo es la meca de los tíos al aire abierta con rastas espantosas y un olor de pino muy auténtica , pero también es un destino de esquí más significativo . Y en la temporada baja , los remontes mecánicos se emplean para un escaso de turismo. Emplea la bicicleta para encima la montaña , maravillado por la altura y lo agradecido que está de estar rodeado de verde, y en el sendero se tienen vistas al lago y los picos nevados de la Patagonia. Y despues estaba el molesto asunto de valorar con exactitud las distancias y lo lejos dos piernas pueden continuar persona en un día . Me gustaría echarle la culpa al sistema métrico , que ha estado luchando mi mente desde que llegué aquí . Pero eso sería injusto , porque sé que la mayoría de que el asunto no es que las distancias son en kilometros , el asunto es que me gusta pensar que el senderismo 40 o 50 kilometros en un día es fácilmente factible , y puedo ser bastante encantadora pasear . Sí . Wrong -o. Pero si estudiar en el extranjero me ha enseñado una cosa , sería que cuando usted descubre que usted ha especie de manguera usted mismo , usted descubrirá que usted puede descubrir una manera de desenredar su propio desorden . A veces implica admitir la derrota y el senderismo a casa un escaso antes de lo previsto (Día # 1), que a veces manera autostop a una montaña (Día # 5). Y cuando los tiempos se tenían, y el presupuesto mínimo (que deja la rostro él , por lo común es ) , aprender a empacar su almuerzo antes de salir del albergue , y cuando el jamón y el queso doesn 't realizar el truco, a aprender a descubrir las bayas y habitar de la tierra . Yum ! Y, por último , la suerte quiso que lo Bariloche (parada número 1 ) y El Bolsón (parada número 2 ) son los de chocolate y cerveza capitales del mundo . Y así, cuando en Roma ... y yo ? Estoy bastante seguro de que se puede adivinar el resto .

jueves, 23 de octubre de 2014

Chistes Gringos, Asociación Sinfín

En Perú tiene lugar la teoría popular de que las mujeres ?de la selva?, especialmente en Iquitos (Dpt. Loreto), son muy fogosas, calientes, ? seguramente esta teoría provenga del hecho de su forma de vestir, acorde al tremendo calor que hace mientras todo el año en esta zona de la Amazonía peruana, o de la imagen literaria que transmitió Vargas Llosa en sus libros, o simplemente de prejuicios que pasan de una generación a otra. Una simple anécdota, aparentemente sin importancia, que esconde una verdad mucho más dura y cruel: la explotación sexual infantil. Iquitos, como Manila y Bangkok, se ha convertido en un destino turístico ?sexual-infantil? habitual de europeos, norteamericanos, etc., solo hace falta darse una vuelta por cualquier buscador de internet y teclear sexo ? Iquitos. Pero la prostitución infantil, de niñas y niños, no es solo cuestión de extranjeros, es una práctica habitual entre algunos peruanos e Iquiteños, que ?se auto-justifican? alegando que son las particulares víctimas las que los buscan, que el clima y la idiosincrasia de la selva hacen que los niños ?desarrollen? muy pronto y busquen experiencias sexuales con personas adultas. Por desgracia, es una práctica socialmente aceptada de la que se hacen numerosos ?chistes? y anécdotas, que se reiteran sin pudor en cualquier ambiente y situación ?? ?normalizando? una verdad que se vive cotidianamente en el Malecón, en las plazas, en las casas flotantes de ?Belen?, en muchos cuartos oscuros donde no hay espacio a la humanidad. Paseando por sus calles a altas horas de la noche, pero también en la tarde o de día, no es difícil descubrirse a niños y niñas sin rumbo que se quedan mirándote, más si eres ?gringo?, y te hacen señales con la mano, te lanzan besos o palabras insinuantes. Cuesta pensar que esta realidad, cada día más habitual y extendida, haya sobrevivido a los ?años de lucha? de las autoridades locales y nacionales. Es cierto, que también es habitual encontrarte carteles y pintadas, advirtiendo ?NO AL TURISMO SEXUAL INFANTIL, la explotación sexual infantil está penada con la cárcel en Perú (Ley 28251)?; En todos los hoteles y en cada una de las habitaciones está pegado el mismo cartel; inclusive en los mismos hoteles en los que te proporcionan a plena luz del día y sin ocultarse los servicios de muchachas y muchachos por unos cuantos dólares. Jamás he visto a un policía acercarse a uno de estos niños para preocuparse por él, para preguntar sobre sus padres, etc. No hay que ser muy inteligente, ni estar muchos días por Iquitos, para saber en que espacios se ejerce la prostitución infantil, que hoteles, que locales, quienes ?suben? a las aldeas del Itaya, Nanay, Lupuna etc. para ?traerse? niños de las zonas más pobres, tras ganarse la confianza de sus familias con promesas de una vida mejor en Iquitos ??.. esa ?lucha continua? de la que hablan las autoridades no parece demasiado eficaz. Muchos de estos niños y niñas, son el sustento económico de sus familias: comienzan con tres o cuatro años vendiendo caramelos por las calles, pidiendo limosnas a los turistas, con doce o trece se inician en la prostitución, en el alcohol y en las drogas, algunos enferman (sida, hepatitis, gonorrea, ..), muchos se suicidan o mueren o sobreviven a duras penas en un ambiente horrendo. Los que tienen familia, reiteran los modelos con sus propios vastagos, se convierten en maltratadores, en explotadores de sus propios hijos, de los que también abusan sexualmente. ?Y que voy a hacer, sino? ??. Supongo que es difícil pensar en que otra vida es posible, cuando son tus mismos padres (en algunos casos) los que te incitan a prostituirte, cuando tus hermanos, tus amigos, hacen lo mismo. Cuando solo mediante la prostitución puedes alcanzar a ?la felicidad? (un celular, un equipo de música, ropa, etc.) ?.. aunque en verdad te sientes el más infeliz del mundo. Algunas ONGs, ejemplar el esfuerzo de La Restinga, y otras instituciones civiles luchan de realidad contra esta lacra que inunda este bello espacio de la Amazonía peruana, pero más aún que contra los proxenetas, pederastas, corruptos, etc. luchan contra la particular sociedad Iquiteña, peruana y mundial que conviven con esta realidad, sin inmutarse, sin denunciar a sus vecinos y amigos, sin luchar, sin sentirse culpable ??? tal vez determinado día, cuando cualquiera caminemos por las calles de Iquitos, miremos a esos niños y en ellos veamos a vuestros hijos, vuestros hermanos, vuestros amigos ?. a nosotros mismos y sintamos un escalofrío que no nos deje comer, ni dormir, ni soñar, sin realizar todo lo probable para que esta pesadilla termine para millones de niños y niñas en todo el mundo.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More